Torres Hejduk, pasión por una ciudad

Etiquetas

, , , , , , , ,

John Hejduk , arquitecto norteamericano, fue  uno de los cinco integrantes del grupo Five Architects o New York Five junto con los arquitectos Peter Eisenman, Richard Meier, Michael Graves y Charles Gwathmey. Hejduk fue sobre todo un arquitecto teórico, apenas tiene obra construida.

La relación entre Hejduk y Santiago de Compostela comienza en el año 1992, año en el que John llega a Santiago y se enamora de la ciudad. Es tal la pasión por la ciudad de Santiago que Hejduk llega a escribir un libro de poemas titulado “Santiago”. Hejduk adoraba la zona vieja de Santiago, la Plaza del Obradoiro, la Catedral…por lo que propuso en 1992 al concello el proyecto de las torres Hejduk.

Este proyecto se basaba en las dos torres de la Catedral que se pueden observar desde la plaza Obradoiro, las Torres Hejduk son la fachada Oeste de la Catedral pero sin su cuerpo.

Se contemplaba situar estas dos torres en el Parque de Belvís. Estas torres fueron diseñadas como torres botánicas; la torre acristalada sería un invernadero de plantas y la torre oscura sería el almacén.

Hedjuk, gravemente enfermo no llega a ver realizado su proyecto y fallece en el año 2000. Peter Eisenman, íntimo amigo de Jonh, le promete en su lecho de muerte llevar a cabo el proyecto de las torres por lo que finalmente éstas se construyen en A Cidade da Cultura. La situación las torres hace que desde ellas se puedan divisar las torres de la catedral de Santiago de Compostela, que Hejduk tanto amaba…

XX Festa da Malla de Meira

Etiquetas

, , , , , , ,

El pasado 28 de Agosto se celebró la XX de la Fiesta de la Malla en Meira.

La historia de esta fiesta ser remonta a hace 20 años (en el año 1992) cuando una cuadrilla de cazadores, decidió echar trigo en una finca de uno de ellos en el monte, porque estaba disminuyendo el número de piezas de perdices, debido a que no tenían alimento y cada año escaseaban más. Consideraron que de esta manera, las perdices tendrían un buen sustento y volvería a incrementarse la cría de estos animales. Pero una vez que el trigo estaba maduro y la paja era buena, se preguntaron que hacer con él. Uno de ellos, vecino de Meira, tenía una vieja degranadora y un motor de gasolina, por lo que propuso “mallarlo” y así aprovechar la paja y el grano para el sembrado.

Su sorpresa fue que al encender la máquina, comenzaron a llegar vecinos al reconocer el sonido que estos motores producen y que antiguamente servía de reclamo para avisar al pueblo de que se iba a comenzar la “malla”.

Después de esta sorprendente jornada de trabajo y viendo el interés que había despertado esta maquinaria que se creía obsoleta, acordaron que al año siguiente podrían ponerla en la plaza mayor del pueblo para que todos los vecinos pudiesen verla en funcionamiento.

Si la primera vez que pusieron a funcionar la degranadora y el motor, la cantidad de vecinos que acudieron fue sorprendente, en esta segunda ocasión la afluencia de gente fue impresionante. La noticia se había propagado por los pueblos vecinos sin haber hecho ningún tipo de publicidad, solamente movidos por la curiosidad de ver de nuevo las máquinas de antaño en funcionamiento.

A partir de esa segunda edición, se decidió hacer una fiesta más completa: traer música, más máquinas y un hacer un almuerzo tradicional. Entre los compañeros de caza del propietario de las máquinas, que prestaron una finca para poder cultivarlo y ayudaban en los trabajos de la tierra, sembrado del trigo y siega, y la colaboración del Ayuntamiento, consiguieron hacer una nueva edición de esta celebración en la que se incluía la degranadora, el motor y una limpiadora. Consiguieron también prestados un carro de madera y unas vacas “teixas” para llevar el trigo a la plaza, donde procedieron a hacer la “meda” que más tarde decaería poco a poco para dar paso al pajar. El grano era llevado por las mujeres desde la degranadora a la limpiadora en cestas de “talas” o en “tegos”, y después de pasar por la limpiadora, se le daba un repaso al grano en la criba para posteriormente guardarlo en sacos.

Así, desde el año 1992 que comenzó esta fiesta por casualidad hasta la actualidad, esta peculiar celebración fue creciendo en número de asistentes y también variando su contenido, pero respetando siempre la esencia y la tradición.

En el año 2004, con el apoyo del pueblo de Meira y de sus regidores y con la aprobación de la Xunta de Galicia, la cita meirega fue declarada Fiesta de Interés Turístico de Galicia, apoyada en su valor etnográfico y patrimonial.

 

 

 

 

 

 

 

Ahora la fiesta está organizada por los integrantes de la Asociación “Amigos da Malla de Meira” que vela por la conservación y continuidad de la misma, ayudados por los vecinos dispuestos a echar una mano y por los empresarios, comercios, Ayuntamiento y demás administraciones..

A continuación os dejo algunas de las máquinas q se utilizaron en dicho evento: